Amelie

Amelie
A Amelie Poulain le gusta el helado de chocolate y limón, cerrar los ojos, tocarse el corazón y sentir cómo, a pesar de estar roto, aún sigue latiendo...

jueves, 22 de diciembre de 2016

Algún día, las ausencias servirán para valorar las presencias.

Y poco a poco la vida te va enseñando a sonreír aunque nadie te acompañe, a decir lo que piensas pese a que los que te rodean no terminen de entenderte, a tender los brazos cuando los demás los cruzan, a no venirte abajo si no cuentan contigo, a luchar por tus sueños, a no perder el tiempo si no es lo que realmente te apetece, a brillar con luz propia que sólo unos pocos sabrán ver, a no ir si prefieres estar en otro lugar...a CRECER, en suma.

.

jueves, 22 de septiembre de 2016

...por eso tú eres mi CASA.

"Tengo una prima que es CASA, mi prima Ana. Es unos años mayor que yo, y me saca esa ventaja de llevar más años en la vida. Va un poquito por delante y siempre encuentro en ella esa perspectiva calmada de las cosas, esa forma de hacerme dar un paso atrás y observarme desde fuera. Y reflexionar bajo su atenta mirada mientras espera paciente a que entienda aquello que sin decirme, ha querido hacerme ver."


Ver más:
http://www.20minutos.es/opiniones/isasaweis-tu-eres-casa-2841689/?utm_source=Twitter-20minutos&utm_medium=Social&utm_campaign=Postlink#xtor=AD-15&xts=467263

lunes, 5 de septiembre de 2016

Cada uno elige lo que quiere ser, o lo que le dejan...

Yo lo tengo claro, el problema es que este sistema en el que vivimos no siempre nos deja desarrollarnos en todos los aspectos que necesitamos...

Seguiremos soñando-luchando.

martes, 19 de enero de 2016

Esperando el "milagro"

El dinero nos esclaviza en este invento llamado sociedad, en el que lejos de soñar, deambulamos como zombies que murieron con sus ilusiones puestas.
Espero la llave de mi libertad: mi milagro.

viernes, 28 de agosto de 2015

Buenos días, mundo.

A menudo me gusta observar el mundo desde fuera, levantarme cuando todos duermen y disfrutar de un momento que parece sólo mío.

viernes, 3 de julio de 2015

Creyendo en la magia

He sentido la magia en momentos puntuales de mi vida. Y siempre acudió sin llamarla, aunque quizás, fue cuando más la necesitaba.